Este plato es una suculenta ensalada de verduras en escabeche muy tradicional de El Salvador. El ingrediente clave de este plato es el orégano ya que le aporta un intenso aroma y un buen sabor.

El curtido se elabora principalmente con coles, cebollas, ajos y zanahorias fermentadas en una mezcla de sal y vinagre, pero lo más importante es que no puede faltar el toque único del orégano. La técnica utilizada para su preparación, es la fermentación, un proceso muy sencillo y natural que ha sido utilizado desde la antigüedad. Se utiliza para la conservación de los alimentos durante tiempos prolongados, a través de la producción de probióticos que buscan fomentar una adecuada salud intestinal.

El curtido es un plato muy similar al chucrut, un plato de la gastronomía centro europea que se elabora con coles fermentadas en una salmuera con un toque de acidez delicioso. Otra de las variantes del curtido puede llegar a ser picante por el uso de chiles picantes, mientras que hay otras versiones que emplean vegetales como la coliflor y las remolachas con un toque más dulce.

Para la preparación del curtido, a veces es necesario escaldar primero las verduras para luego colocarlas en la salmuera a fermentar. Este proceso debe hacerse bien dentro de recipientes bien cerrados para que la fermentación se desarrolle adecuadamente. Este proceso puede durar pocas horas hasta días, según la conveniencia y la calidad que quiera obtener en el curtido. Cuanto más tiempo dure el proceso de fermentación, mejor será el sabor del plato.

Este plato es un delicioso acompañante de varias comidas y lo mejor es que es una de esas recetas que puedes proponerte de hacer en casa, por lo fácil de preparar, donde el ácido y lo salado conviven en una mezcla de sabores inigualables.