En “El Pulgarcito de América” como se ha denominado a El Salvador es común disfrutar de una gastronomía muy típica llena de sabores exquisitos. Uno de los productos más representativos en el conocido «chimol salvadoreño», una deliciosa salsa de sabor fresco que generalmente sirve para acompañar los platillos de carne.

En El Salvador se le conoce como “chimol”, “chirmol” o “chismol”, y es un término que proviene del náhuat “chimolli» que denota salsa de chile. Su sabor evoca la naturaleza y su apariencia es muy parecida al popular “pico de gallo” pero con el toque especial que le aportan dos de sus ingredientes estrellas, los rábanos y los chiles, que le confieren al plato una ligera semblanza entre la frescura y el picor que seguramente disfrutará su paladar.

El chimol es una especie de salsa ácida y picante que se usa principalmente para realzar el sabor al platillo fuerte que generalmente es de carne asadas, pescados o pollo, o hasta para acompañar unas singulares tortillas de maíz. Su delicioso sabor proviene de la combinación de ingredientes muy frescos como los rábanos, jitomates, cebollas, cilantro finamente picadito, hojas de menta, jugo de limón y chile de árbol.

Su consumo es generalizado en toda la República Salvadoreña ya que por su sabor adictivo se ha convertido en un tipo de guarnición que no falta en ningún plato porque complementa su sabor, por ello lo disfrutará en la gastronomía casera, en los mercados o en los puestos de comida callejera que lo ofrecen como parte esencial de la comida que venden.