En Mesoamérica, es la historia del maíz. El maíz y la milpa son sagrados en México y América Central, entre ellos El Salvador. El libro sagrado, Popol Vuh, habla de la carne del primer padre y de la primera madre hecha de la milpa de maíz. Durante décadas, los historiadores y científicos han debatido el origen del maíz.

Hay dos grandes sorpresas en la noticia anunciada en marzo de 2009: en primer lugar, no se trataba de un teosinte cualquiera, sino de un teosinte Balsas, o Zea mays parviglumis. Sorprendentemente se encontró en el suroeste de México en elevaciones de nivel medio, a lo largo del río Balsas que limita con Guerrero, Michoacán y Jalisco. El Teosinte es una hierba silvestre que tiene granos comestibles - un grano pequeño y duro que debe ser abierto con una roca.

El teosinte guatemalteco, o Zea luxurians, con condiciones óptimas en las tierras altas de Guatemala, el norte de El Salvador y el sur de Honduras. Pero el teosinte de Balsas tiene condiciones óptimas de cultivo en el oeste de México.

La segunda sorpresa fue la fecha, el sitio muestra que el maíz fue domesticado por lo menos en el 6700 AC, junto con la calabaza. La práctica de cultivar maíz se extendió rápidamente hacia el sur, por el 5500 AC a Panamá y poco después a Colombia y Ecuador. Se movió hacia el norte, fuera de los subtrópicos, mucho más lentamente, llegando al suroeste de los EE.UU. en el 0 AC y al Valle del Misisipi en el 1000 DC. Por lo menos en el 3000 AC, los frijoles también fueron domesticados, y junto con el maíz crean una proteína completa.

Mientras que la calabaza y el maíz, y más tarde los frijoles, se dirigieron al sur, al menos tres plantas domesticadas de América del Sur se dirigieron al norte: la yuca, el maní y el cacao.