En El Salvador en los primeros meses del año, el paisaje de nuestro hábitat se viste de colores, gracias a los árboles que florecen brindando no solamente su belleza, sino que las flores de muchos de ellos son parte de nuestra gastronomía como la flor del árbol de pito, que crece naturalmente en zonas áridas y es usado para cercar las fincas. Por lo tanto, no requiere un cultivo especial.

Su flor es roja y tiene la forma de espada ensangrentada; consta de un cáliz y pétalos que envuelven al estambre, que se debe eliminar para poder consumir la flor eliminando así el sabor amargo.

Las amas de casa salvadoreñas usan la flor de pito para elaborar deliciosas sopas de frijoles, tortitas, carne molida y también hacen un exquisito dulce con la flor, mezclándola con panela o azúcar.

La flor de pito además de reinar en las cocinas de los hogares salvadoreños, se le atribuye propiedades medicinales como somníferas, se prepara una bebida que relaja el sistema nervioso.

Estas propiedades somníferas de la flor de pito se atribuye a la presencia de altas concentraciones de alcaloides y flavonoide, que generan un efecto sedante. También existe la creencia que al colocar las flores de pito debajo de la almohada, los niños duermen tranquilamente.  .

Además, las flores de pito son ricas en fibra dietética y vitaminas A y C. Las raíces del árbol se utilizan en infusiones para aliviar el dolor intestinal y los problemas digestivos.