La gastronomía salvadoreña está marcada por costumbres y tradiciones antiguas donde hay mucha influencia de las cocinas extranjeras pero también hay mucha identidad local que la convierten en una de las mejores de la región. El Salvador es uno de los lugares donde se preparan increíbles platos que representan la cocina latinoamericana.

La sopa de pata es conocida también como sopa de mondongo en varios países de América y es un famoso y delicioso caldo que lleva su nombre debido a que se elabora principalmente con las patas de la vaca. Este exquisito plato tiene un sabor muy condimentado debido a la emulsión que se logra entre las verduras y las hierbas aromáticas utilizadas.

En el Salvador se acostumbra consumir este plato para combatir los efectos del típico «cuerpo cortao», «goma» o resaca como se conoce al malestar posterior a una ingesta descontrolada  de alcohol. Por ello recurren a un tradicional sopón de pata, un delicioso «caldo levantamuertos» que se elabora con la panza y las patas de la vaca y se cocina con verduras, yucas, elotes, zanahorias, plátano, güisquil, y condimentado con el toque especial de especias, orégano, y cilantro.

Entre las variantes de este platillo en El Salvador podrá encontrar que en algunos lugares les agregan judías verdes, garbanzos o hasta maní para así darle más consistencia al caldo. También se les puede acompañar con una porción de arroz y rodajas aguacates, y si quiere disfrutarla con amigos o familiares no hay nada mejor que acompañarla con una buena cerveza fría.